Archive for the ‘ Divagaciones ’ Category

La Esperanza es una de mi barrio…

Últimamente me comentan muchos jugadores de 40k que basan sus estrategias en las medias y las estadística. Me parace un tema muy interesante del que una vez estuve muy obsesionado, haciendo mis medias victorianas y lanzando mis ataques y estrategias en torno a ellas.

Mucho personaje amante de las matemáticas te dirá que las tiradas de dados tienden a una media, y con el papel en la mano tienen completamente la razón, es más cuando pasamos nuestras tiradas a porcentajes nos tendría que salir algo así:

TIRADA RESULTADOS PORCENTAJES MULTIPLICA POR ESTA CANTIDAD
1+ 100% 1
2+ 83,3% 0,83
3+ 66,6% 0,66
4+ 50% 0,5
5+ 33,3% 0,33
6+ 16,6% 0,16

Como véis una tirada a 4+ tiene un 50% de tener éxito, una a 3+ un 66%… Hasta aquí todo correcto, pues bien yo digo que esto es una chorrada!

La experiencia me dice que una tirada con 2 a 6 dados que suelen ser las más importantes en 40k no respetan esa media, porque una tirada con tan pocos dados es completamente ALEATORIA.
Pongamos lo ejemplos que queráis, una unidad de Colmillos Lobo con Lanzamisiles, 5 misiles a 3+ para impactar debería salir que impactan 3,3 misiles. Ahora tira para penetrar el blindaje de un Serpent(12) a 4+, penetran 1,66. Y luego partiendo de que el impacto no esté desenfilado y que las penetraciones sean internas y no superficiales, volvemos a tirar una tabla donde solo nos vale un 5+ para destruirlo, osea que tenemos 0.55 para destruir el vehículo. Con la media en la mano y repitiendo esas tiradas por 3 unidades de Colmillos si queréis a mi me sale que el Serpent debería sobrevivir la mayoría de las veces…
¿Que es lo que pasa en una partida de verdad? 5 misiles impactan todos, 2 internos y un superficial, un 6 destruido. Ammmmm, vaya la estadística al carajo 🙂

No creo en las estadísticas, ni en las buenas y malas tiradas de dados en las partidas. Mi nueva forma de jugar es pensar que mi adversario siempre sacará 100% éxito en sus tiradas y así minimizar las bajas que pueda. Os pongo si queréis como jugaba antes 5 dragones en Serpiente y como los juego ahora; Antes intentaba desembarcar los fusiones de tal forma que mi vehículo quedara lateral para cuando me disparara mi adversario en el siguiente turno, esto hacía que muchas veces no todos mis fusiones quedaran a corta distancia y aprovechar su potencia. Ahora no, ahora lo coloco de forma agresiva partiendo de la base que voy a perder mi vehículo, pero sabiendo que en mi plan voy a destuirte lo que yo quiero. No se puede tener todo siempre, y me he dado cuenta que a veces por intentar abarcar lo máximo, no he conseguido nada. En el Ajedrez se sacrifican piezas, en 40k a veces parece que nos duele perder tropas, en la mayoría de los casos no hay más remedio.

Probad a echar una pachanga con un amigo, tomando decisiones como si vuestro rival fuese a tener éxito en el 100% de sus tiradas y me contáis, yo de mientras voy a decirle algo a Esperanza, que me ponga cuarto y mitad de mortadela 😉

Anuncios

Aquel que hace tener esperanza, al que sabe que no hay esperanza.

Bueno hoy me sentía inspirado y he escrito una historia corta sobre Eldars y Tiránidos. Vosotros me perdonáis el estilo, pero no tengo mucha idea de escribir, solo tenía ganas de contaros algo y esto es lo que me ha salido:

Ladril era el exarca de la unidad de Vengadores “Faelah Calas”. Su visión borrosa por el tremendo impacto recibido de la criatura tiránida, le hacía andar dando tumbos. Ladril era consciente de que iba a morir en ese planeta, a manos de ese terrible Trigon Prime. Sonreír le hacía daño, pero cuando pudo ver a sus hermanos de armas escapar en el luminoso Serpiente, no pudo contenerse. Un coletazo del terrible monstruo lo zarandeó y apagó la voz de su vida…

La mañana anterior a estos hechos, el contingente Eldar preparaba las defensas del planeta Krisalia. El Gran Devorador había puesto su mira en este pequeño planeta, que los Eldar usaban de Luna Santuario. El mismísimo vidente Eldrad Ulthran se movilizó para ayudar a las defensas a resistir, mientras se preparaba el éxodo. Porque ante el poder del Devorador no hay victoria posible.
Esa misma mañana Eldrad buscó al protagonista de su más reciente visión, al joven Exarca Ladril. Frente a frente, el vetusto Vidente explicó que había escudriñado hoy su muerte, y que si era de los primeros en partir, igual podría burlarla. Ladril con tono sereno replicó: “Gracias maestro, si con mi vida puedo defender un pedazito de estrella de los Asur, acepto mi sino”. Dicho esto, enfundose el yelmo y embarcó en su Serpiente hacia primera línea de combate.
La batalla era terrible, las hordas tiránidas infinitas, el coraje Eldar pendiente de un hilo, pero allí se alzaba la figura de un exarca Vengador Implacable, la figura de Ladril. Abatía a diestro y siniestro todo tipo de criaturas feroces y sanguinolentas, blandía su espada como si el mismo Asurmen se tratara, mataba a tantos enemigos que podría haberse considerado él solo un ejército…
Cuando el Trigón Prime emergió de las profundidades todo fue un caos, los Vengadores de la escuadra de Ladril estaban aterrorizados ante tan colosal criatura, que entró partiendo a cuatro Eldars como si de virutas se trataran. Pero el exarca dio un paso adelante, cogió impulso ante un puñado de cadáveres de Genestealers y golpeó el hocico de la bestia con su escudo iridiscente. Ladril gritó a sus compañeros: “¡fandalah qui estelas!” La esperanza está en el cielo… Y así era, un Serpiente pilotado por un intrépido piloto, había llegado para rescatarlos. Pero el Trigón se interponía entre los Eldar y el vehículo. Ladril se adelantó para enfrentarse a la criatura, le sacaba 3 metros de altura pero con un increíble salto le hizo una herida que cortó tres brazos de aquella monstruosidad. El Trigon devolvió un coletazo que mandó a estampar al exarca contra un montículo, quedando el cuerpo roto por dentro, pero el joven exarca se puso en pie y sonrió. El siguiente coletazo si fue mortal.

No conforme con haber matado al maltrecho Eldar, el Trigon se abalanzó sobre el cadáver para profanarlo con furia desmedida, pero algo hizo que la criatura se parara en seco. Una figura negra y delgada le señalaba con el dedo índice. Medio segundo después la cabeza del tiránido explotó, cayendo al suelo el cuerpo entre horribles convulsiones. Esa figura que vestía de negro era Eldrad Ulthran, el más venerado vidente Eldar y guía espiritual de su pueblo. Quitose el Yelmo Eldrad, para poder ver mejor el cuerpo del joven exarca, le cogió la mano y le dijo: “Aquel que hace tener esperanza, al que sabe que no hay esperanza”

Jugadores Pastelito.

Por aquí abajo en el Sur cuando decimos que un jugador de 40k es un pastelito, nos podemos referir a dos tipos:
1º Es un jugador novel, lleva poco jugando y no conoce todavía bien la mecánica del juego, ni de su ejército.
2º Lleva y pico jugando a 40k pero es un paquete, que le vamos a hacer (Antes de que alguien haga un chiste me autoincluiré en este grupo).

Lo del jugador pastelito me ha recordado a que últimamente leo y me comentan diversos sistemas para hacer los torneos de 40k, más justos y competitivos. Como organizador de torneos con cierta experiencia ya, os diré que es muy complicado hacer un sistema válido, porque el nivel de los jugadores es muy variado en un torneo.

Os pongo como ejemplo un torneo de 20 participantes, donde hay 8 jugadores bastante buenos con listas similares y 12 pastelitos. Partamos de la base de que el sistema es suizo(los que ganen con los que ganen) y que el sistema de puntuación sea 3,1,0. Puede darse la tesitura que un jugador “Pro” de una paliza a un pastelito en la primera, juegue la segunda contra otro pastelito que ganó su ronda enfrentándose a otro pastel(que pechá de dulce), y lo normal es que en la tercera partida se encuentre a un jugador Pro de su nivel. Ese jugador Pro segundo finalista, se enfrentó a un chungo en la primera y segunda partida, como véis los dos caminos para llegar a la final son bien distintos.

Os voy a poner tipos de sistemas de torneos, dejando en cada uno de ellos puntos ajenos a cosas que no sean de partidas(pintura, personalización, trasfondo…)

MODO TERRASOMNIA(basado en el torneo de su mismo nombre, es el que utilizamos en la tienda el Túmulo)
-Ganar vale 30 Puntos.
-Empatar vale 10 puntos.
-Perder vale 1 punto.
-Asolar al rival da 32 puntos en vez de 30.
-Empatar, pero ganar de una determinada cantidad de PV da 11 puntos a un jugador y 10 al otro.

MODO SEMINOVA(ideado por Guille y el que se juega en PVP Jérez)Este sistema está basado en parte en el sistema Nova de torneos, y se juega a doble misión, una principal y una secundaria en una misma batalla.
-Ganar vale 30 Puntos.
-En caso de completar la misión secundaria se suman 5 puntos más.
-Empatar vale 10 puntos.
-Perder vale 1 punto.

MODO LIGA(sistema de puntuación aplicable a casi cualquier juego)
-Ganar vale 3 Puntos.
-Empatar vale 1 punto.
-Perder vale 0 puntos.

—————————————————————-
Partiendo de la base que ningún sistema es perfecto, parece ser que el que más justo sería con la edición actual el Nova o el SemiNova, pero para mi falla por haber tanto desnivel entre participantes. Es como si en el Fútbol en un Mundial, valiera 4 puntos en vez de 3 si ganas de más de 5 goles. imaginad dos grupos; en uno con España, Alemania, Argentina y Brasil puede ser acertado. Pero si hay otro grupo con Italia, San Marino, Andorra e Islas Feroe no será justo, y el sistema falla beneficiando al que ha tenido más suerte en el sorteo.

Otro día hablaremos si queréis de lo importante que es en un torneo un buen “Pairing”, pero será motivo de otro Post. Lo que os quiero hacer ver es que cada sistema fallará en lo que os he dicho, el nivel de los jugadores.
Hará un par de años utilicé en un torneo de 2 días a 6 partidas el programa “DCI REPORTER” de Magic, lo que quería es que se jugara por progresivo, es decir primero importa ganar y lo segundo que se mira es lo que han hecho tus rivales. Me parece el sistema más justo, pero claro el sistema solo es válido a partir del 4º emparejamiento, menos de ello no funciona tan bién.

En fin, pasteles del mundo uníos contra la tiranía de los “PRO” y sus métodos infalibles de torneo. Recordándoles que lo que hemos venido es a echar un Domingo con los colegas, y jugar a los Muñequitos. 🙂